La Catedral Rojiblanca

SEQUIA OFENSIVA

Estamos en la recta final del Apertura 2017 y cada vez resulta más preocupante el problema que tiene el equipo para generar jugadas de gol y por consiguiente la falta de oportunidades para los jugadores del ataque necaxista. Nacho Ambriz ha probado con todos sus jugadores de ofensiva y el resultado sigue siendo raquítico: en 12 partidos jugados lleva 10 goles anotados, o sea menos de un gol por partido.

Y si pese a esta inoperancia Necaxa permanece en zona de liguilla, se debe a la extraordinaria actuación del “Trapito” Marcelo Barovero y su línea defensiva que solo han permitido 9 goles en contra para ser la segunda defensiva menos goleada del certamen solo superada por la de Rayados de Monterrey con un juego menos. Hoy por la noche Necaxa visita a Santos en la Comarca Lagunera, en partido pendiente de la jornada 10 que fue aplazada por los sismos que flagelaron nuestro país, y el sábado en el Estadio Azteca visitara a las Águilas del América en partidos muy complicados.

Después de esto Necaxa recibirá a Lobos BUAP, visitará Monterrey para enfrentar a los Tigres de Tuca Ferreti y cerrará el torneo en el Estadio Victoria recibiendo a los sorpresivos Monarcas Morelia. En conclusión, si Necaxa pretende estar en la Liguilla Final mínimo deberá conseguir 7 puntos más, para llegar a 25, esto es 2 victorias y un empate o cualquier otra combinación, sin embargo, esta tarea no se ve fácil en razón de la calidad y necesidades de los adversarios y sobre todo de la carencia de gol rojiblanca. En mi opinión parte fundamental de la solución será que el equipo le haga llegar el balón con mucha más frecuencia a Matías Fernández que es quien puede generar jugadas de gol e intentar en forma personal, desequilibrar la defensiva, y en general, y esta si debe ser labor de Nacho, imbuir en Necaxa una actitud ofensiva. Hasta la próxima.

Back to Top