La Catedral Rojiblanca

A ELECTROCUTAR ÁGUILAS

 

Excelente exhibición del Necaxa en dos tiempos, mitad en Aguascalientes y la otra en Pachuca, pero imponiéndose en ambos estilos al equipo tuzo que jamás supo cómo contrarrestar el planteamiento de Poncho Sosa y que los jugadores desarrollaron en forma por demás adecuada. 

 

En general todo el equipo se mostró como eso, como un gran equipo, pero para mí brillaron con luz propia Marcelo Barovero y Brayan Beckeles, el primero con sus grandes intervenciones deteniendo las llegadas del equipo hidalguense y el hondureño eliminando al jugador más peligroso de Pachuca que sin duda es Chucky Lozano. 

Necaxa nos está regalando un año más que completo, que inicio con el ascenso a la Liga MX, y que ya en el Apertura 2016 nos regaló una gran temporada cuya cereza fue la clasificación a la Liguilla y que ahora nos tiene soñando con llegar a la Gran Final y pelear con todos los honores por el campeonato. 

Vamos ahora por un odiado rival, que durante años fue llamado el “hermano mayor” no por los méritos deportivos que siempre correspondieron al Necaxa, sino por un padre (Grupo TELEVISA) que solo se interesaba en uno de sus hijos: el peor. 

Les aseguro que somos el rival que menos quería América, y que menos quería nadie, porque el equipo traer una gran inercia positiva, porque el vestuario es una familia, y porque Sosa se ha encargado de convencer a todos que lo importante es el grupo. 

Ojalá la fanaticada responda y llene el Victoria y apoye con todo a Necaxa y que las camisetas rojiblancas superen a las amarillas y entiendan las Águilas que hay camisetas rojiblancas contra las que todavía no se pueden imponer. 

Jueves 9 de la noche Estadio Victoria de Aguascalientes y la vuelta domingo 8 de la noche en el Estadio Azteca. A disfrutarlo y a soñar con la final. 

Hasta la próxima.

Back to Top