La Catedral Rojiblanca

¡HUELE A LIGUILLA!

 

Si señor, ¡huele a liguilla! Y huele mucho. Sin embargo, hará falta ir a Guadalajara y obtener por lo menos el empate para clasificar a la Liguilla y coronar una grandísima temporada de regreso a la Liga MX por parte de los Rayos del Necaxa. 

 

Anoche en el Estadio Victoria, el equipo rojiblanco se impuso a los Camoteros del Puebla por tres goles a uno en un partido bien jugado y bien luchado por ambos conjuntos y que quizá se hubiera presentado más sencillo si Edson Puch no hubiera fallado un tiro penal al minuto 37 que hubiera significado un dos por cero del que Puebla difícilmente se habría levantado. 

Sorprendió Poncho Sosa alineando a Brayan Beckeles que pensábamos su lesión lo inhabilitaba de dos a tres semanas, y también llamo la atención el inicio de Michel García en lugar de Xavi Báez, aunque venía siendo un cambio de lujo en los segundos tiempos y la estaba haciendo muy bien y ayer no fue la excepción. 

Necaxa llega a 25 puntos por lo pronto lejos de los problemas de descenso, planteándose un Clausura 2017 menos presionado, y sueña con Liguilla, y si logra clasificarse podrá tener sueños más importantes aún. 

Deje para el final de esta columna el comentario a los tres golazos de Necaxa. 

El primero de Isijara un trallazo de tres dedos desde fuera del área que hizo inútil la estirada de Campestrini y que solo valió para darle más espectacularidad al golazo. 

El segundo de Marcos González es un perfecto cabezazo de libro de texto y que si bien el brachileno estaba totalmente desmarcado no le quita para nada el mérito de la magnífica ejecución. 

Y finalmente el tercero, un tiro penal ejecutado por Edson Puch al estilo Panenka que celebro en serio todo el Victoria. 

Conclusión una noche redonda para el Necaxa. 

Hasta la próxima.

Back to Top