La Catedral Rojiblanca

EL SOSO SOSA

 

Cuando lo que pudiera funcionar como recurso, se utiliza enfermizamente como sistema, termina por ser profundamente ineficiente y desde luego terriblemente frustrante para el aficionado que busca divertirse y no lo consigue, y para el propio jugador que ve como igual que hielo bajo el sol las ventajas se deshacen y los puntos se esfuman, y entonces un equipo que ya debería estar respirando con tranquilidad y como consecuencia peleando por un espacio en la liguilla, sigue terriblemente mortificado al seguir en zona de descenso.

 

El tema es recurrente, sin embargo ayer en Tuxtla Gutiérrez, los Rayos del Necaxa eran dueños del balón, tenían el control del partido, tenían una diferencia favorable de dos goles, y su rival los Jaguares de Chiapas no eran capaces ni siquiera de llegar al área necaxista, que decir crear algún peligro.

Pero nuevamente y les juro que sin ninguna necesidad, porque como comente Jaguares no ofrecía absolutamente ningún peligro, Poncho Sosa decide nuevamente tirar el equipo atrás y especular con el marcador.

Este triste sistema de juego le empieza a dar vida a Jaguares puesto que Necaxa le entrega el balón, y aunque el pobre equipo chiapaneco no sabia que hacer con el, este sistema se combina con una tarde para el olvido de Marcelito Barovero, que al 36 y medio despeja entregándole el balón a los Jaguares y a los 37 Chuletita Orozco la deposita en la red.

Para nada pongo en duda la gran capacidad de Barovero, sin embargo valdría la pena que el entrenador de porteros, dedicara un buen tiempo a mejorar la calidad de los despejes que realiza con el pie Barovero, ya que en el noventa por ciento de las veces entrega el balón al adversario y el diez por ciento restante la divide.

Finalmente al minuto 85 en un tremendo oso de Barovero que no voy a describir, Jaguares se lleva un empate que no mereció, pero que el Sistema del Soso Sosa, los cambios que realizo de los que enseguida comentare, y los errores de Barovero le regalaron.

No entiendo la necedad de darle minutos a un “Wero” Diaz que no ha mostrado nada que no sea ineptitud para jugar el Liga MX y menos retirando a Espíndola, que si bien no estaba dando su mejor partido, es un jugador mas experimentado y que cada día se entiende mejor con el chileno Puch.

Y que Poncho Sosa me explique que pretendía con la entrada de Severo Meza en lugar de Chuy Isijara.

En resumen triste empate, que culmina una triste semana en la que Necaxa obtiene solo tres puntos de nuevo, cuando tuvo todo para alcanzar cuando menos siete. Pero este fue el precio que le cobro a Poncho Sosa su mezquino y soso sistema.

Hasta la próxima

Back to Top