La Catedral Rojiblanca

UN PARTIDO NOS SEPARA

 

En un ambiente ensuciado por las campañas políticas.

Por un lado los sonidos animando a candidatos, regalos para ganar votos a costillas de un evento que reuniría de muchas gente.

Por otro batucada, retos para apasionados a este hermoso deporte y la afición que como ya es sabido en gran parte, se traslada de distintas partes de México y el extranjero.

NECAXA MANDA...

 

Una final contra el quipo que menos se quería ya que vino de menos a más, en su casa no había triunfos, empate en copa, record de el gol más rápido en la historia del fútbol mexicano, la derrota en la última jornada, un empate en copa.

El inicio de la ida con ambos equipos herméticos, Mineros un poco más contundente y NECAXA aguantando hasta el término de los primeros 45´minutos.

PRIMERA FINAL

NECAXA enfrenta la semifinal con un poco de dudas después de el exceso de confianza y mal planteamiento dado ante Correcaminos ante un equipo que se mostró fuerte, valiente, con ganas de ser campeón y sobretodo, el rival histórico de RAYOS......Atlante.

Sobre la mesa pudiera haberse visto complicado dadas las circunstancias, pero  no fue así.

DESPUES DE LA FINAL, EN FINALES.

 

Miércoles 13 de abril, un día lleno de esperanza porque la oportunidad de levantar una copa que más que darnos la mínima posibilidad de estar peleando un lugar para jugar en LIBERTADORES, existiría un logro en el que NECAXA habría pasado por encima de equipos que estaban en el nivel de PRIMERA y con ello una historia donde el "débil" resultaba mejor que el "fuerte".

Desafortunadamente el DT Sosa no lo visualizó así desde el momento de su convocatoria a jugadores que habían no sido base del pase a la final, exceso de confianza o cumplir con el compromiso.

CONTRASTES

 

Miércoles 6 de abril.

En un ambiente muy capitalino, desde el tráfico, los edificios, la gente de barrio y porque no la contaminación, NECAXA regresa al lugar que lo vio nacer el Distrito Federal o Ciudad de México.

Abuelitos, niños, familias completas reviviendo esa magia de cuando se jugaba en el AZTECA, la venta de tacos, tamales, los bara bara y la unión de muchos aficionados que por la distancia, tenía mucho tiempo sin disfrutar de RAYOS.

Back to Top