La Catedral Rojiblanca

UN PARTIDO NOS SEPARA

 

En un ambiente ensuciado por las campañas políticas.

Por un lado los sonidos animando a candidatos, regalos para ganar votos a costillas de un evento que reuniría de muchas gente.

Por otro batucada, retos para apasionados a este hermoso deporte y la afición que como ya es sabido en gran parte, se traslada de distintas partes de México y el extranjero.

 

NECAXA recibe al primer campeón, merecedor a jugar la final para ASCENDER, Bravos de Juárez, equipo que logró el campeonato en el APERTURA 2015, haciendo lo necesario acompañado de circunstancias que le favorecieron porque nunca fue un equipo que tuviera presencia imponente.

Los Bravos plantearon un partido para no recibir goles, pero menos para hacerlos.

NECAXA con todo a su favor solo en una ocasión pudo pasar la barrera de un conocido, Iván Vázquez Mellado, y a su vez la barrera del nerviosismo.

Tal vez es un solo gol, oportunidades de más existieron, pero fue evidente que no hubo reacción por parte de la visita.

Exceso de confianza por el anotador Barraza, la chispa de Isijara esta vez no apareció, Prieto no da el último estirón, aunado a esto, la entrada de Vela, que muy independientemente la razón táctica por la que lo metieron, la contundencia en sus partidos es inexistente, al contrario de jugadores como Chaurand, Ramos, Sánchez, Alaffita, que han aparecido más y que en esta ocasión, algunos nos salieron ni a la banca.

El próximo sábado, la directiva brava hará todo lo posible para ganar porque si un trofeo de liga los alborotó, imaginemos que pasará con un ASCENSO.

Aquí el que tiene que buscar el gol no es NECAXA, pero si es el que por condiciones puede encontrarlo más rápido y fácil.

La experiencia de nuestra institución debe pesar, la mentalidad y por su puesto el talento.

Mucha afición buscando un vuelo a Ciudad Juárez para apoyar estos bellos colores, para alentar a RAYOS y con el mejor motivante, NUNCA PERDER LA FE.

VAMOS POR EL ASCENSO, SOLO 5400 SEGUNDOS Y NADAMAS.

Back to Top