La Catedral Rojiblanca

NECAXA 0-0 ALEBRIJES

 

En una noche fría de este sábado, los rayos recibieron a los Alebrijes de Oaxaca, desde la llegada al estadio, se empezaron a ver personas entusiasmadas entrando al estadio y esperando también un resultado positivo ante el nuevo equipo del último referente necaxista, Víctor Lojero, algunos elementos nuevos vimos en las puertas, como un mural disponible para que la gente firmara contra la no violencia en los estadios, y también la nueva tienda móvil del Necaxa donde ya hay productos interesantes.

Este fue un partido, sobre todo en el primer tiempo, donde las

contenciones batallaron para armar jugadas hacia adelante ya los delanteros no se botaban para recibir balones y esto daba tiempo a los visitantes para acomodarse, hubo tentación de brincar las líneas, pero poco a poco Necaxa tuvo paciencia y se tuvieron algunas oportunidades pero sin resultado favorable.

Desde el año pasado que no veía a los rayos usar tanto el recurso de devolver el balón al portero para armar la jugada, Necaxa lo fue logrando poco a poco su juego, pero dentro de ese juego ofensivo y ante buenas opciones que fue formado, las imprecisiones en los toques (demasiados) fueron los causantes de que no hubiera gol.

La gente se empezó a impacientar con el árbitro ya que criterio del respetable, el dueño de la ocarina marcaba toda falta a favor de los visitantes, ¿lógico en un juego no? Las imprecisiones fueron cada vez más frecuentes hacia el fin del primer tiempo.

Caro sería para los rayos el haber regalado 45 minutos ya que al saltar al segundo tiempo, el entusiasmo, la idea y la creatividad se dieron, pero, el gol no, y eso por varias circunstancias: el rival nunca se vio con la obligación de buscar el gol, varias oportunidades que se estrellaron en el poste o pasaron muy cerca, un penal muy claro no marcado, un fuera de lugar muy apenitas que terminó en un gol anulado y una gran noche por parte del portero visitante que salió en su noche y saco unas grandes jugadas para mantener el cero en su portería.

Así quedaría el resultado y en el análisis lo siguiente: Grande la defensa aunque poco exigida en este juego, un tiempo regalado y que costó 2 puntos valiosos de local, cambios ofensivos, como siempre, pero que tampoco rompieron el cero en la gran noche del cancerbero de Oaxaca.

Un empate amargo, por ser de local y por ser un partido ganable, queda la lección que no hay que regalar nada, porque aunque se tiene la capacidad, hay ocasiones donde otros factores juegan también y pueden amargarte el rato, por tanto, hay que tomar este partido como una lección muy a tiempo para corregir la falta de gol en la liga, hay mucho camino por delante y por supuesto que los rayos pueden mejorar.

Saludos y fuerza rayos!

 

 

Back to Top