NECAXA VS MERIDA

 

Por: Cesar Ricardo Ramos

Ante el regreso de los Rayos de Necaxa de local a la liga de ascenso, después de la final de ascenso pasada, vimos un estadio victoria desolado, desde muchos metros antes de llegar, se percibía muy poca afluencia de personas hacia el coloso de la colonia Héroes, para entender esto, hay que imaginar el impacto tan fuerte que fue perder el ascenso ante las mejores condiciones que da la liga, la entrega, el apoyo, las ilusiones, todo esto sigue presente en el ánimo de los aficionados; es cruel, es rudo, es una cruda muy fuerte regresar a esta liga un año más y remar contra corriente.

Ante esto, solo los buenos resultados podrán ir resarciendo el daño en el ánimo de la gente, y de inicio se

notaron algunos cambios, se cambió de capitán, se cambió al poner 3 hombres de ataque y se cambió con algunas con algunas variantes que ocasionaron tener la oportunidad de llegar de manera creativa a la cabaña del portero de los venados pero sin muchos frutos ya que el gol no llego momentáneamente para los rayos.

Durante los primeros minutos, los visitantes manejaron el balón de manera muy conservadora, con una táctica de robar balones en pases imprecisos de los de Necaxa e ir hacia al frente en algunas ocasiones, después fue mordiendo poco a poco la salida de los Rayos empezando a complicar las salidas y volviendo más impreciso el accionar.

Una función de 10 de Lojero, no fue muy productiva ya que sus características como jugador son más de ataque, muchos creemos que el tenerlo colocado en esta zona afecta enormemente al equipo.

En él toma y daca del juego trabado en media cancha, se viene un penal dudoso, que ante un gran cobrador como TNT Romero, se movieron los cartones a favor de la visita, vendría tiempo de reflexión del entretiempo y con él, algunos cambios.

Fue muy atrevido sacar a Víctor y cambiar el parado, esto empezó a dar frutos de manera parcial, Gran gol de Pipe Gallegos acerco a los rayos y al poco tiempo Rodrigo Prieto cumple con la cuota al anotar el gol de la victoria parcial.

Luego, como siempre, desatenciones en la defensa les dan la oportunidad al rival de no solo igualar, si no de sacar los 3 puntos, y dejarnos con un palmo de narices.

Los Rayos no supieron manejar un juego ganable, tuvimos una cadena de errores, desde la banca que regaló el primer tiempo nulificando jugadores poniéndolos en posiciones no productivas, algunos rechaces inseguros por parte de nuestro portero, los goles cantados que Isijara no supo meter, las faltas innecesarias de Carlos Ramos que provocaron penalti, todas circunstancias de partido hicieron que Mérida se pusiera las pilas y no perdonara como lo hizo Atlante.

Hay que replantear lo táctico, se deja crecer al rival, se le cede la posesión del balón y como Mérida, hay equipos que si aprovechan las pocas que tienen, hay que seguir trabajando mucho más.

Muchas caras de desilusión, incluyendo la mía, vi a la salida del estadio, por cantidad y por ánimo, parecía que salíamos de un velorio, a vivir el duelo en la semana y el equipo a seguir trabajando

Saludos!