La Catedral Rojiblanca

"JALISCAZO" DEL NECAXA Y CAMPEONATO DE INVIERNO 98

 

 

 

El 21 de agosto de 1923 en el seno de la Compañía de Luz y Fuerza y como producto de la fusión del Luz y Fuerza y el Tranvías nacen los Electricistas del Necaxa.

En los 89 años de vida que hasta ahora tiene, el Necaxa ha sufrido dos desapariciones y dos descensos.

La primera desaparición del Necaxa ocurre en el 18 de abril de 1943

cuando juega contra el España a quien derrota 4 goles por 3, justo un día antes su Presidente el Ingeniero Cesar Pedrazzi anunciaba que el Necaxa se iba del fútbol. Necaxa había nacido amateur y moriría amateur y no estaba de acuerdo con la profesionalizacion del fútbol Esta no era la verdadera razón, sin embargo hoy no hablaremos de ello.

Necaxa se va del fútbol del 18 de abril de 1943 al 25 de Septiembre de 1950 que en el viejo Parque de Oblatos ingresa al Fútbol Profesional.

Esta ausencia no permitió a Necaxa celebrar su 25 Aniversario en 1948.

En el año de 1971 el Necaxa ahogado en deudas es vendido a un grupo de inversionistas españoles que le cambian el nombre por el de Atlético Español y por segunda ocasión la gran afición necaxista se queda sin equipo hasta el año de 1982 en que los dueños del Atlético Español deciden devolverle a la afición al Necaxa.

Esta segunda ausencia tampoco permitió al Necaxa celebrar en 1973 lo que era su 50 Aniversario.

Pero llego la Década de los Noventas donde Necaxa se convierte en el Mejor Equipo del Fútbol Mexicano: gana Liga, Copa y Campeón de Campeones 94-95 y CONCACAF, en 1996 se convierte en Bicampeon de Liga y en 1998 gana el Torneo de Invierno de 1998 a la Chivas Rayadas del Guadalajara en el mismísimo Estadio Jalisco y de esta manera poder celebrar con bombo y platillo el 75 Aniversario de este glorioso equipo.

Campeonato de Invierno de 1998

Necaxa vs Guadalajara

Para el Verano 1998, Lapuente ya no estaba en el Necaxa, su cargo en la selección nacional le obligó a dejar el timón en su más destacado alumno: Raúl Arias.

En su primer torneo, Arias condujo al Necaxa hasta la Final, misma que perdieron frente al Toluca pero Raúl no tardó en cobrar las cuentas pendientes y el Invierno 1998, con un fútbol práctico, llevó a los rayos nuevamente a los cuernos de la luna.

En esta ocasión, jugando la final contra las Chivas del Guadalajara. El primer partido de la gran final entre Chivas y Necaxa se jugó el 10 de diciembre en El Estadio Azteca ante 100 mil espectadores que, sin embargo, salieron decepcionados ante el 0-0, aún y cuando el encuentro fue emocionante con oportunidades de ambos lados.

“Maracanazo” en el Jalisco

Estrello dos disparos en los postes. Tuvo un penalty a su favor, que Alberto Coyote desperdicio. Ríos arquero del Necaxa, fue la figura de su equipo y el gran protagonista de la Final. Si, sin el argumento del gol,el Guadalajara se quedo con la fiesta preparada y los gastos hechos. Se había anunciado la undécima coronación de las “Chivas”....y se vivió la tercera de los “Rayos”.

El añejo fantasma del “Ya Merito” se puso esta vez el atuendo de la ineficaz para volver a la escena. Por oportunidades no quedo. Por aproximaciones, menos: desde un penalty señalado por el arbitro a los 25 minutos del partido -y abortado como situación de gol, a partes iguales por la deficiente ejecución de Alberto Coyote y por la atingencia de Adolfo Ríos en el marco necaxista-, hasta un errático remate de Luis Garcilaso frente al marco, pasando por sendos disparos de Martínez y Suárez que se estrellaron en los palos.

No pudo ser. Absolutamente dominador, pero absolutamente ineficaz, el Guadalajara paso de la falta de convicción al sometimiento a los imperativos del destino. Sus teóricos atacantes se fueron empequeñeciendo gradualmente a medida que en el marco se agigantaba la presencia de Ríos

Demasiado portero, invencible esta vez, el michoacano planto en su zaguán el cartel inapelable de “No hay paso”. El gol, así, inevitable ya que por fuerza tenia que haber un vencedor en la Final-Final, fue a pedir posada en otro lado. La encontró en el marco local. Martín Zuñiga, que tan bien lo había hecho en anteriores partidos de la “liguilla” y que tan bien lo haria después en un gran disparo de Sergio Vázquez, abrió el zaguán para que se convirtiera en gol un disparo de Salvador cabrera que parecía parable. Y mas tarde, ya cerca del silbatazo final, apareció de nuevo en escena, como para liquidar la esperanza de una recuperación de ultimo minuto de las “Chivas”.

Asi pues, por la vía de un 2-0 que burlo a la gran mayoría de los pronósticos, el Necaxa fue el protagonista del mayor “maracanazo” que se haya visto en la historia del fútbol mexicano. El Guadalajara, en tanto, tenia que refugiarse en el recuerdo del maleficio de los viejos tiempos: el “Ya Merito”.

TRIUNFO HISTÓRICO

Fue, a todo esto, la primera vez que las “Chivas” pierden una Final como locales, y fue la primera vez que los “Rayos” ganan una como visitantes, desde que esta vigente el sistema de las “liguillas”. En ese particular, el balance favorece ahora a los capitalinos, con tres conquistas en cinco finales disputadas. Y aunque el Guadalajara encuentre consuelo en el Titulo de “El Equipo del Siglo”, por los diez títulos conquistados desde el advenimiento del profesionalismo, el Necaxa refrendo el suyo como “El Equipo de la Década”.

Además, los capitalinos marcaron un hito para coronarse: en las tres fases de la “liguilla” despacharon, en sucesión, a los tres equipos tapatios: a los “Tecos” en Cuartos de Final, al Atlas en Semifinales, y al Guadalajara -sin la menor consideración a su rango de “Rebaño Sagrado”- en la Final.

AMBIENTE FESTIVO

Los invitados comenzaron a llegar temprano. El desfile de aficionados, dos de cada tres con camisetas o banderolas de las “Chivas”, volvió a ser como lava que regresa al cráter del volcán

Al color y el bullicio se agrego la música Eran las 10:15 horas. Ya había mas de media entrada en el Jalisco, cuando trompetas, violines y guitarrones desgranaron las primeras notas de un son. Hubo quien se sorprendió: “¿Porque La Negra”.... ¿Por que no Guadalajara?”.

Tras el brillante prologo de los Honores a la Bandera y el Himno Nacional cantado “a capela” por unos 70 mil espectadores -el sobrecupo fue evidente- sobre el marcial redoble de los tambores de la Banda de Guerra del heroico Cuerpo de Bomberos de Guadalajara, llego, desde el minuto inicial del partido, el primer presagio: en pleno circulo central -para que todo mundo lo viera- , Chepo de la Torre aplico un “estate quieto” en el tobillo izquierdo a Ramón Ramírez El supuesto armador, el táctico, el teórico “hombre importante” del Guadalajara, desaprecio de la cancha. Pocas veces hizo como que regresaba; en todas termino por poner los frenos o por dar media vuelta.

Las “Chivas” salieron a buscar el gol. Con todo y que Arellano y Martínez tenían serios problemas ante Montes de Oca e Higareda, las ocasionales incorporaciones de Sánchez y Suárez, los centrales, en las jugadas a balón parado, permitieron sacar ventaja varias veces sobre la defensa capitalina.

Aplicado a defender, el Necaxa dejo al frente a dos de sus unidades: el “Ratón” Zarate y Hermosillo. Nulos, porque Aguinaga tampoco apareció y porque sus únicas salidas dependían del toque del Chepo y los desprendimientos de Higareda, los “Rayos” se preocuparon, hasta el nivel de la obsesión, por el cero atras.

COMO UNA SOMBRA

Muy defensivo el Necaxa, inoperante el Guadalajara en los primeros minutos, el presagio del desenlace que tendría la historia llego junto con la primera gran oportunidad de gol de las “Chivas”...Iban 25 minutos. Corner por la derecha. El balón hace escala en alguna cabeza, frente al marco, y se extiende. Joel Sánchez hace por el. Esta por salir del area, por el lado contrario, cuando Markus López salta sobre el y lo arrolla. Pascual Rebolledo esta cerca y ve el lance a la perfección Penalty. Luis García toma el balón Duda, y se lo ofrece a Coyote. Alberto recoge el guante...En la ejecución, Ríos alcanza a dar tres, o cuatro pasos antes de lanzarse a interceptar el viaje del tiro de derecha de Coyote, suave, telegrafiado, a media altura y a su izquierda.

La forma como se apago el alarido que ya estaba listo en las gargantas del monstruo de mil cabezas, pareció un augurio...

El Guadalajara se recupero del golpe sicológico del penalty errado, antes que su publico. Ríos detuvo dos disparos de Luis García Suárez, con una media vuelta desde la entrada del area, acertó el tiro cruzado en la base del poste derecho. Martínez se atrevió y desde 30 metros saco un balazo que se estrello en la parte alta del mismo palo.

LA MISMA HISTORIA

Prevaleció la tónica en el segundo tiempo. El Guadalajara se fue encima de nuevo. Empero, lo hizo con mas furia que cabeza.

Acusaba la misma falta de convicción que sus aficionados. Estos se vieron indecisos incluso cuando quisieron corear el estribillo de “¡Si se puede, si se puede...!”

Ríos, en el marco, seguía siendo un baluarte. Crecía el, y Peláez, Luis y Arellano, en sus ocasionales intentonas, se achicaban...

Asi, hasta que el gol -predestinado a ser la estrella de la fiesta- encontró al chambelán

Iban 56 minutos. Zarate, casi inédito hasta entonces, pico por la derecha y se deshizo de Robles mediante un túnel Dio el pase lateral a Salvador cabrera. Este, desde los linderos del area, por el centro pateo de zurda. Joel quiso tapar y llego tarde. Mas tardío aun fue el intento de reacción de Zuñiga: se lanzo cuando ya tenia encima el balón; alcanzo a manosearlo, pero no pudo impedir que se le clavara, pegado al poste izquierdo.

LA PUNTILLA

El arquero del Guadalajara evito la caída de su marco al desviar a la derecha un balazo de Vázquez Del otro lado, Ríos seguía intransitable. Un remate cercano (e incomodo) de Luis y un tiro de media distancia de Castro murieron en sus manos.

Y ya en el minuto 89, justo a tiempo para conjurar la perspectiva de una reacción del Guadalajara, cuyo técnico había hecho sus tres cambios a la buena de Dios, por no dejar, llego la puntilla...

Hermosillo, en el area, hace la faena. Recibe, pisa, finta, aguanta, amaga -¡toda una eternidad cabía en esos tres segundos!- ...y finalmente elige a Vázquez como el mejor colocado de sus compañeros para cederle el balón y dejar que Sergio, de toque sutil con el botín izquierdo, escriba el corolario de la coronación del Necaxa y el consiguiente “Maracanazo” del Guadalajara.

COLOFÓN

La Minerva, esta vez, se quedo como las novias de pueblo...Las banderas de las “Chivas” supieron, por fin, lo que es ondear a media asta.

ARBITRO Y EQUIPOS

Un solo reparo al arbitraje de Pascual Rebolledo: debió haber ordenado que el penalty se repitiera, porque Ríos se desplazo hacia adelante mucho antes de que Coyote cobrara la pena máxima Por lo demás, un trabajo a la medida para reivindicar la solvencia -que no solo la honestidad_ del arbitraje mexicano.

GUADALAJARA

Zuñiga: Chávez, Sánchez, Suárez y Robles (Del Ángel 80); Coyote y Ramírez; Arellano, García (Noé Zarate 85) y Martínez (Castro 74).

NECAXA

Ríos: Higareda, Almaguer, López y Montes de Oca; Aguinaga, Cabrera y De la Torre (Sánchez Tovar 80); Sergio Zarate (Gordillo 85), Hermosillo y Vázquez

Back to Top