La Catedral Rojiblanca

MI ENCUENTRO CON ALEX AGUINAGA

 

El sabado 16 de noviembre de 2002, en la jornada 18, penultima del Torneo Apertura 2002, los Rayos del Necaxa visitaron el Puerto de Veracruz para enfrentar en el Luis “Pirata” Fuente a los Tiburones Rojos de Veracruz.

El resultado del partido fué un 2 goles por 0 favorable a Necaxa, con anotaciones de Braulio Luna a pase de Alex Aguinaga al minuto 14 y de Carlos Gonzalez por la via del penalty al minuto 53, el arbitraje fué de Eduardo Bricio Carter.

Este partido es recordado porque

soplaron vientos del norte con rachas de hasta 140 kilometros por hora y porque el inicio del segundo tiempo se inicio casi 40 minutos despues, ya que el arbitro se encerro en su vestidor y no salio a pitar el segundo tiempo hasta que que abrieran una puerta ubicada atrás de la portería del Necaxa, misma que se mantuvo de par en par en los primeros 45 minutos.

Yo lo recuerdo especialmente porque asistí en compañia de mi sobrino y un amigo que a traves de Justino Compean nos consiguio un pase de acceso a la cancha y fue asi que logramos tomarnos la fotografia que muestro a continuacion con Alex Aguinaga.

A la derecha mi sobrino, Oscar Moro Harari, con la camiseta de los Tiburones Rojos pero lamentablemente Aguila de corazon, al centro uno de los mejores jugadores que han venido a nuestro pais: Alex Dario Aguinaga Garzon y a la derecha y sin camiseta (por razones de seguridad) su servidor Juan Carlos Igartua Tolosa.

Solo como referencia, a continuacion la cronica del partido que publico el Periodico Reforma el domingo 17 de noviembre de 2002.

Despierta Necaxa con un ventarron.
(17-Nov-2002).- REFORMA / Redacción

VERACRUZ.- La puerta no se cierra para Necaxa. Los Rayos vencieron de vista al Veracruz con marcador de dos goles contra cero y no pierde las esperanzas de calificar a la Liguilla, pero depende de que Cruz Azul no le gane a Chiapas este domingo para definir todo en la última fecha.
El cuadro rojiblanco aprovechó la caída de San Luis para trepar al segundo puesto del Grupo Tres y colocarse momentáneamente a un punto de La Máquina, quien tiene en sus manos el pase a la Fiesta Grande.

El clima adverso que azotó ayer al Puerto provocó vientos de hasta 140 kilómetros por hora que impidió un buen desarrollo del encuentro ya que el balón se movía cual si fuera de papel.

En una tarde atípica, el espectáculo se lo llevó el árbitro Eduardo Brizio, quien se negó a pitar el inicio de la segunda mitad sólo porque quería que abrieran una puerta ubicada atrás de la portería del Necaxa, misma que se mantuvo de par en par en los primeros 45 minutos.

Y como Brizio quería igualdad de circunstancias, se encerró en su vestidor cerca de 40 minutos porque el inspector autoridad no lo obedecía, hasta que por fin alguna mente un poco lúcida ordenó la apertura de la dichosa puerta.

Lo peor del caso es que los Rayos no exigieron nada, lo único que pedían era la reanudación del juego, mientras que los Tiburones le siguieron el teatro al silbante y tampoco regresaban a la cancha, tal vez por estar abajo en el marcador.

Por fin terminó la espera y el dominio necaxista fue evidente. El factor Brizio no influyó a final de cuentas, y el subcampeón dio una muestra más de que está en plena resurrección cuando ya nadie daba un peso por él.

La bujía sigue siendo Braulio Luna, quien apenas en su segundo partido como centro delantero ha demostrado más que cualquiera de sus compañeros que regularmente ocupan esa posición.

Los vientos soplaron a favor de los Rayos y mandaron a las zonas más profundas del mar a los Tiburones, que de esta manera se despidieron de su público y de la competencia al estar quedar eliminados.

Veracruz 0-2 Necaxa
0-1 (14') Braulio Luna aprovecha un excelente servicio de Alex Aguinaga y define ante la salida de Samuel Máñez.
0-2 (53') Carlos González de penal.

Estadio: Luis de la Fuente.
Asistencia: 20 mil aficionados.
Arbitro: Eduardo Brizio, quien expulsó a Angel Sosa de Necaxa al 86'.

Back to Top