La Catedral Rojiblanca

El PERRO DE PRESA: EFRAIN "CUCHILLO" HERRERA

 

 

El dia de ayer mientras especulabamos en el Facebook y en Twitter sobre un posible relevo en la Dirección Técnica de Necaxa y entre otras muchas posibilidades, mencionabamos ex-jugadores necaxistas, alguien me pregunto sobre la "vida y milagros" del aguerrido y siempre bien recordado Efrain "Cuchillo" Herrera.

Me di a la tarea de buscar y resulta que esta con los Xoloitzcuintles de Tijuana y aparece como utilero, aunque realmente funge de Auxiliar Tecnico. Les comparto un reportaje de Efrain donde habla del "mejor partido de su vida" que sin duda y como todos recordamos fue la vuelta de la Gran Final de la Temporada 94-95 en el Estadio Azteca, donde Necaxa derrotó

a Cruz Azul 2 goles por 0 con anotaciones de Alex Aguinaga e Ivo Basay, para con un global de 3 goles por 1 acceder al primer Campeonato de Liga en la era profesional de los Rayos del Necaxa.

En aquel entonces Julio Zamora jugardor de origen argentino, extremo derecho de Cruz Azul era la figura y quien surtia de balones a Carlos Hermosillo, en ese momento centro delantero de Cruz Azul y "El Cuchillo", haciendo gala de su apodo, con un cuchillo entre los dientes practicamente seco a Zamora, volviendo totalmente inoperante el ataque cementero y siendo factor fundamental para la obtención del título.

Aqui les dejo el relato:

"ESA FINAL NO LA PERDIAMOS NI EN TRES DIAS"

Efraín Herrera, ex defensa férreo, recuerda el título 94-95 que Necaxa le ganó a Cruz Azul

Efraín “Chuchillo” Herrera, se enorgullece de su época en el futbol profesional, en el que se le caracterizó por ser un defensa muy sólido, difícil en la marca, capaz de contener a los artilleros más habilidosos y contundentes.

La actuación que más recuerdan de él los aficionados a los Rayos, fue la que tuvo en la final de la temporada 94-95, cuando conquistó el titulo de liga ante Cruz Azul, en un partido en el que su técnico, Manuel Lapuente le encomendó marcar personalmente al habilidoso extremo argentino de La Máquina, Julio Zamora. Lo hizo de manera impecable y el principal asistente del goleador cementero Carlos Hermosillo, poco pudo aportar para evitar la caída con global de 3-1, en una final en la que los azules se veían como favoritos.

Sin embargo, el popular “Cuchillo” se regodea, entrevista con ESTADIO, al decir que Zamora no fue el único que sufrió ante su pegajosa marcación: “Fue bonita esa actuación, pero igual de bonita fue cuando en cuartos de final también marqué a (Osmar) Donisete, que era muy difícil, en semifinal marqué a Misael Espinosa y eso que yo estaba amonestado desde el primer minuto”, comenta con su estilo desenfadado de expresarse.

Minutos antes de participar en un partido entre ex futbolistas y padres de familia de jóvenes de preparatoria beneficiados por un plan de asistencia, disputado en el estadio Jesús Martínez Palillo, Herrera, cuyas entradas eran sobre el límite del reglamento, recuerda lo que le dijo Manuel Lapuente aquella tarde del 4 de junio de 1995: “Tenemos que ganar hoy dos partidos: tú anulas a Julio Zamora y nosotros al resto del Cruz Azul y somos campeones.

Con ese título, Necaxa volvía a coronarse tras 56 años de no hacerlo, aunque era su primer título en la época profesional. En conjunción con jugadores como Ivo Basay, Alejandro Aguinaga, Alberto García-Aspe, Ricardo Peláez, el “Cuchillo” y el Necaxa revalidaron su título en la temporada 95-96 y adquirieron el mote del “equipo de la década”.

Herrera tiene aún en mente esa tarde en la que los Rayos (hoy en la Liga de Ascenso) consiguieron el primero de tres títulos que tienen en la era profesional: “En los vestidores no nos echamos porras, nos tomamos de la mano y rezamos. Peláez nos dijo: ‘Vamos a rezar a la virgen de Guadalupe: ellos (Cruz Azul) han de estar a pide y pide, nosotros, no. Vamos a ofrecerle nuestro esfuerzo, que gane el mejor y que nadie salga lesionado’. Es por eso que ese partido jamás lo podríamos perder: mientras la tribuna decía: ‘azul, azul’, nosotros nos hacíamos más fuertes. Recuerdo que estaba en la banca el ‘Ratón’ Zárate, entonces imagínate qué clase de equipo teníamos, era muy seguro que ese partido no lo perderíamos ni en tres días”, concluye.

El oriundo de la colonia Balbuena, Efraín Herrera González fue bautizado como el “Cuchillo” por el comentarista José Rogelio Ezquerra y fue un “egresado” de la cantera de los Pumas de la UNAM, equipo con el que compartió vestidor con Hugo Sánchez y Jesús Ramírez.

Después pasó al Curtidores, en donde se le bautizó con el apodo que le acompañó por siempre. También pasó por Atlas, América Pachuca, pero su mejor época como profesional la vivió con el Necaxa. Actualmente, en la página de la Federación Mexicana de Futbol aparece su nombre registrado como utilero de los Xoloitzcuintles de Tijuana, el equipo benjamín de la Primera División Mexicana.

También le entró al futbol americano
Cabe destacar que el “Cuchillo” también probó suerte en el futbol americano con el equipo del Politécnico dirigido por Jacinto Licea, incluso participó en partidos en contra de los Pumas.

FICHA
EFRAÍN HERRERA
Posición: Defensa lateral derecho
Nacimiento: México, DF, 28 de Octubre de 1959
Palmarés: dos títulos de liga con Necaxa (94-95 y 95-96), campeón de copa y de la Concacaf en 1995
Clubes: Pumas, Curtidores, Atlas, América, Pachuca y Necaxa

Fuente: estadiodeportes.com

Back to Top