CARLOS ALBERT LLORENTE: EL DURO

 

Por: Juan Carlos Igartua

El día de hoy EL TÚNEL DEL TIEMPO y LEYENDAS NECAXISTAS se visten de gala, ya que además de rendirle homenaje a un autentico y verdadero necaxista como hasta la fecha es Carlos Albert el reportaje que hoy les traigo sobre él, lo realizo en 1966 el Decano y Maestro de los Cronistas Deportivos en México: Don Teodoro Cano.

Como es la vida, ¿verdad amigos? Quien iba a decirle al buen Carlos Albert

que al paso de los años albergaría la misma profesión de quien ayer lo entrevistaba.

Cuando ustedes lean este reportaje, conocerán mas a Carlos Albert, sin que él haya expresado una sola palabra.

Disfrutenlo.

DEFIENDE el honor de los Albert

Aquel chiquillo que correteaba por las calles en forma incansable pateando piedras, botes, pelotas y todo cuanto estaba al alcance de sus pies, hace ya 14 años se ha convertido en un respetable caballero que es un ejemplo como hombre y como deportista para las nuevas generaciones, a pesar de que solo cuenta con 23 años de edad.

Nos referimos a Carlos Albert Llorente, un muchacho sano que es querido y admirado no solo en la calle Suderman de la colonia Chapultepec Morales, donde vive, sino en todas partes donde él se para.

Y es que el muchacho ha aprovechado la educación que sus padres le inculcaron. Quien ha tratado a Don Carlos Albert padre, sabe perfectamente que es un caballero recto y gentil, como hay pocos.

VIDA RECTA, EJEMPLAR

Esa es la gran herencia que dejará a su primogénito que sigue sus pasos llevando una vida recta, limpia, no solo en el aspecto deportivo, sino también en el privado.

Todo esto lo hemos observado no solo en el trato que tenemos con Carlos, de cronista a deportista, sino también por las referencias que hemos recopilado entre sus vecinos de Suderman, en la colonia Chapultepec Morales.

Esa arteria es como un gigantesco hogar en donde vive una numerosa familia feliz, llevando cada quien su existencia, pero tratando de tenderse la mano fraternalmente.

Algunos vecinos de los Albert ya tienen viviendo ahí mas de 14 años, otros apenas llevan cinco o seis, pero la verdad es que todos integran una gran familia.

EN EL 211

En días pasados fuimos a la casa del futbolista, en el numero 211 de Suderman. En un abrir y cerrar de ojos estábamos rodeados de vecinos. Personas finisimas con un carácter alegre que contagia a cualquiera.

Carlos Albert pidió disculpas por no atendernos en su casa, debido a que esta en reparación; sin embargo, nos invito a pasar a la residencia de sus tíos, el ingeniero Luis Sela y la señora Dolores Llorente de Sela, que tienen una residencia primorosa en el numero 217, también en las calles de Suderman.

La familia Sela fue muy gentil al permitir que en su casa se hiciera la reunión con Carlos y sus vecinos. En un momento la reunión informal adquirió un tono no de fiesta sino de alegre tertulia familiar, como si hubiera sido planeada con anticipación.

Los primos de Carlos hicieron funcionar el tocadiscos obsequiandonos música tenue. Repartieron refrescos y copitas de vino dulce a todo el mundo.

Alguien pregunto el objeto de nuestra visita y pusimos en antecedentes a los vecinos del estupendo jugador del Necaxa.

UN MUCHACHO SANO

Junto a nosotros estaba el señor Enrique Aracil R. Gerente de Comercial Danesa, S.A., que vive justamente al lado de la casa de Carlos Albert.

El señor Aracil nos dijo:

Tengo cinco años de conocer a Carlos y no le voy a mencionar su carrera deportiva, ya que mis ocupaciones me impiden verlo jugar con frecuencia, aun cuando soy muy aficionado al fútbol Pero si voy a Hablarle de Carlitos como hombre cabal y recto. Es un muchacho sano del cual no se tiene ninguna queja. Sigue una linea recta no solo en su carrera deportiva, sino en su vida en general”.

Le voy a contar un detalle que paso hace unos días y que pinta tal cual es a Carlitos. En uno de sus tantos gestos de cortesía, acudió a mi casa para saludarme y yo le invite una copita de ese vinillo dulce que hay en casa. Carlos, por educación, acepto lo que le ofrecí, y puedo asegurarle que apenas y lo probó. Después se disculpo conmigo. Dijo que lo perdonara, pero que esas cosas estaban vedadas para él. Este es solo uno de los muchos gestos de rectitud que le puedo contar del muchacho al cual queremos y respetamos en toda la cuadra”, termino diciendo el señor Aracil, quien hace 40 años fue portero en España, del equipo Hércules de Alicante.

EL VECINO IDEAL

Por cierto, el señor Aracil nos dijo que el hermano menor de Carlos, Jorge, llegara a ser gran jugador de fútbol

Lo he visto jugar en la calle y apunta facultades que no he observado en otros chiquillos”.

Estaba tan animada la reunión que las “primitas” Joe Hilderbrandt y Jale Talley, que están de paso en nuestro país, hospedadas en casa de los familiares de Carlos, se acercaron al grupo. Con simpatía nos informaron que desde que vieron jugar al Necaxa frente al Monterrey, son adoradoras del fútbol, y ya hacen planes para ir a ver al equipo de Carlos contra el Atlante.

La señora Sánchez, que vive en el 236 de Suderman, conoce a Carlos “desde que era así de pequeño”. Siempre fue un muchacho inquieto y afecto a sobresalir en todo lo que intentaba, lo que ha logrado conforme han pasado los años.

Carlos es un ejemplo para nuestros hijos. Yo bendigo al cielo por tener a un vecino como él, pues todos los chiquillos quieren imitarlo en vez de convertirse en rebeldes.

Como jugador, también creo que es de los mejores. Antes de que Carlos jugara en el Necaxa, este equipo me caía mal, y mi equipo preferido era y sigue siendo el Guadalajara. Pero ahora son dos mis equipos predilectos: El Necaxa y el Guadalajara, aunque cuando los tapatios se enfrentan al equipo de Carlos yo sigo echándole porras a ellos”.

La señora Charlotte de Abuasale que vive en el numero 213, tiene cinco años de conocer a Carlos. Como todo mundo, habla profusamente de las grandes virtudes del defensa central electricista.

No soy muy afecta al fútbol pero todo mundo sabe que soy necaxista. En ocasiones cuando juega el Necaxa y nosotros estamos divirtiéndonos en el boliche, por el sonido local nos anuncian: A la familia Abuasale se le informa que el marcador entre Necaxa y “tal equipo” es “este””.

La señora Maria Valdez de Gómez tiene de conocer a Carlos mas de 15 años. Como el resto de las vecinas, que de hecho fueron colonizadoras de la Chapultepec Morales, recuerda con alegría las travesuras del muchacho.

CUANDO NIÑO

 “En una ocasión tuvo que ir corriendo su abuelito para sacarlo de una reja en la que se había atorado por andar jugando a la pelota. ¡Quien iba a pensar que ese chiquillo nos iba a dar tantas satisfacciones al pasar los años! Porque nosotros queremos a Carlitos como un miembro de la familia y cada éxito suyo nos enorgullece y lo sentimos nuestro”.

En esta calle de Suderman viven, entre niños y jóvenes, nada menos que 150. No hay duda de que todos desean imitar a Carlitos. Yo creo que si se hiciera un campeonato de Barrios, el nuestro seria invencible, pues todos juegan fútbol y no lo hacen mal”.

Hablamos con casi todos los vecinos.

La señora Rosi C. De Aracil, que vive en el 213 interior 4, La señorita Cristina Abuasale, El señor Edmundo Abuasale, también del 213. Departimos con gran parte de ese numeroso grupo de jóvenes y niños y no hubo uno solo que no imite y respete a Carlos Albert. Conozcalo mejor.

FUENTE: Deporte Ilustrado, 24 de Octubre de 1966, Num.150